Historia:

En los primeros años de la década del 90, se vivía en Santa Cruz de la Sierra, un gran entusiasmo por las aventuras que resultaban los paseos en motocicletas. Jóvenes deportistas, muchos de ellos con experiencia en competencias de motocross y enduro, fueron creando la cultura de un motociclismo diferente. Gracias a ello descubrieron parajes bellísimos, en esa época aun en estado virginal, como el Urubó, La Pampa de Cuyabo, Capiguara, El Guenda, El rio Cuchi, El Hondo, Espejillos y otros. Lugares a los cuales se llegaba a campo traviesa o por sendas ante la ausencia de caminos. Este movimiento de gente que se montaba a la moto todos los sábados para cruzar el Piraí y salir a andar, fue el que conformó el Moto Club Santa Cruz, institución principalmente deportiva que a partir de 1998, consolidó un nutrido grupo de amigos muy unidos, que fundaron el club, le dieron vida y lo hicieron crecer hasta lo que es hoy, el principal referente del motociclismo a nivel Nacional.

El Moto Club organiza año tras año un evento emblemático, El Enduro del Oriente, donde de manera bien planificada, aglutina a más de 100 motociclistas de todos los clubes cruceños y del interior del país, para participar durante un fin de semana completo, de las travesías de motos enduro más grande que se realiza en el país.

El Enduro del Oriente no es una competencia, sino una recreación, donde cada participante se exige al máximo para superar los obstáculos naturales y las dificultades propias de las rutas sinuosas y complicadas que se eligen para este tipo de pruebas. Es un evento de camaradería, de apoyo mutuo, de grandes emociones y de muchas anécdotas al final de cada recorrido. Es el evento a través del cual se conocen amigos, se descubren lugares nuevos y se estrechan lazos entre todos los que llevan por dentro esta gran pasión.

La práctica del enduro y motocross entre sus socios, hace que el Moto Club Santa Cruz cuente también con una activa escudería de pilotos de primer nivel, que lo representan en el campeonato Departamental y Nacional de motocross, enduro y cross country.  Disciplinas que le han dado por muchos años, campeones en las distintas categorías.

Pero el Moto Club no es solo velocidad y adrenalina, también es relax, viajes y turismo. Es compartir e integrar a la familia, es hacer del motociclismo un estilo de vida de gente buena, es llevar a las personas que aman este deporte, a un medio agradable para compartirlo entre amigos de forma sana, es sentarse alrededor de una moto y agotar las horas en incontables relatos de los grandes recorridos. Es vivir la pasión por las motos día a día y hacer de ella, la principal actividad que motiva nuestras vidas.